Virgen de los Estudiantes

Es habitual ver a jóvenes estudiantes poniendo en manos de la Virgen de los Estudiantes sus
próximos exámenes.

Esta imagen de la Virgen sentada con el Niño de pie muestra en su radianteVirgen de los Estudiantes colorido y simplicidad de líneas la interpretación popular de otras formas más cultas. Destaca el contraste entre la impasibilidad de la Virgen y la humanización y movilidad del Niño. Se trata de una talla románica de madera policromada de autor desconocido y perteneciente a los siglos XII o XIII. Es la imagen de la Virgen María con el Niño Jesús sentado sobre su rodilla izquierda.

Esta escultura tiene una simpática historia … Fue adquirida por unos pastores en el pueblo de Rada de Haro, partida de Belmonte, en la provincia de Cuenca, a un pastor, quien la tenía en una corraliza junto a maderas y leña. Costó lo que pidió: dos jamones que acababan de adquirir en un pueblo y el dinero que disponían (unas 1.500 pesetas) del año 1967. Faltaban en la talla la mano derecha, la corona, había algún pliegue astillado y la policromía era casi inapreciable. En 1968 fueron reintegradas la mano derecha y la corona, y posteriormente fue restaurada en 1975 por J. Esteve Edo y policromada por A. Barat.

Oración

Madre mía Inmaculada, que, por haber recibido en tu seno al Verbo de Dios, eres Trono de la Gloria y de la Sabiduría, alcánzame la gracia de estudiar con orden y constancia, con intensidad y presencia de Dios, con pureza de intención y afán de servicio.

Haz que mi trabajo me acerque cada día más a ti y a tu divino Hijo; que nunca me olvide de ofrecértelo, como ahora lo hago, para que mis horas de estudio sean, de verdad, horas de oración.

Ayúdame también, Señora, a lograr el fruto humano y sobrenatural que Dios espera de mi estudio, para que, santificándome en el trabajo, alcance la dicha de amarte para siempre en el Cielo. Amén

Oración (niños)

Madre mía, Virgen de los estudiantes.

Tú viste a Jesús cumplir todos los días con alegría sus deberes de hijo y

trabajar con San José.

Ayúdame a prestar atención en las clases,

a hacer bien los deberes sin dejarlos para luego y

a aprovechar el tiempo.

En mi familia quiero obedecer a la primera,

ser buen hijo y querer a mis hermanos.

Cómo sé que me cuesta

recuérdame por la mañana y por la noche rezar mis oraciones.

Virgen María guarda en tu corazón mis peticiones,

ofréceselas a Jesús y que sean para su gloria. Amén.

(Con licencia eclesiástica)

FacebookTwitterGoogle+WhatsAppPrintPrintFriendlyEmail