Virgencita, te pido que mi hija Irene y sus compañeros de clase tengan un buen viaje a Tabarca. Que lo pasen genial y vayan y vuelvan sin ningún contratiempo.